Sierra Burgess Is A Loser, un romance adolescente con una mirada al catfishing

05/10/2018 | 03:52 pm

Por: Génesis Salazar
@GeneG105

Netflix está dedicado por completo al romance adolescente y es que primero presentó The Kissing Booth, luego To All The Boys I’ve Loved Before y ahora Sierra Burgess Is A Loser, que está protagonizada por la pelirroja de Stranger Things, Shannon Purser.
 
Purser le da vida a Sierra, la estudiante de gran rendimiento que destaca sobre los otros, siempre tiene las mejores notas y habla varios idiomas… Esto es lo que la convierte en una perdedora.
 
Este nuevo romance adolescente de Netflix se pasea por el catfishing, el acoso escolar, el amor y la verdadera amistad. Desde un inicio, vemos a Sierra ser víctima del bullying por parte de la popular del instituto y su grupo de amigas.
 
Verónica, interpretada por Kristine Froseth, es la clásica chica rubia que resalta sobre todos y de la que todas quieren ser amigas. Eso sin contar que, claramente, Jamey, el mariscal de campo del equipo de fútbol rival, está obsesionado con ella.
 
Hasta aquí todo bien. Sin embargo, la bomba explota cuando Sierra empieza a recibir mensajes de texto y fotos de un chico que, evidentemente, no sabe quién es… Hasta que llega un selfie y no es más que Jamey, interpretado por Noah Centineo.
 

 
Desesperada por hacerse notar y dejar fluir sus sentimientos, Sierra sigue el plan del romance virtual pese que no cuenta con la aprobación de su mejor amigo Dan (RJ Cyler), el único que conoce sobre los mensajes y el enamoramiento inesperado de ambos.
 
Esta nueva producción de Netflix da un giro entero cuando Sierra Burgess decide reclutar a Verónica para que sea parte de su engaño y se haga pasar por ella para hablar por Skype y hasta tener una cita.
 
Aunque desde un principio se detalla que Verónica fue la encargada de compartir el número de Sierra como si fuera el suyo por querer deshacerse de Jamey, no es hasta casi el final del largometraje que éste se da cuenta que fue engañado y pues la persona que creyó ser no era más que una farsa.
 

 
Si bien puede tornarse una película convencional y hasta tal punto cliché, Sierra Burgess Is A Loser podría definirse como una producción que deja en evidencia gran parte de las experiencias de los adolescentes en las redes sociales.
 
Aunque al final, como toda película de amor, Sierra y Jamey quedan siendo amigos, esta producción va más allá y tiene como objetivo hacer ver que el catfishing y la doble vida en internet pueden tener consecuencias.
 
Pd: Está muy mal que Sierra nunca se disculpó con Jamey… Pero es inevitable no sentir ternura al verlos juntos en el baile de graduación.
 
#ReseñaMega… ¡donde sea!