Pasticho: funk hecho para bailar y groovear - La Mega

Pasticho: funk hecho para bailar y groovear

30/07/2020 | 10:42 pm

Por: Carlos Carreño

Pasticho es un proyecto que se encontró en México a través del jamming. En él no hacen falta voces ni letras: los instrumentos crean un lenguaje único que solo puede ser entendido si disfrutas el funk.

Hace un año el baterista Orestes Gómez (Dealers in Caracas), el bajista Daniel Briceño (La Vida Bohème) y el guitarrista Leonardo «Kmarón» Jaramillo (Okills) empacaron estos sonidos en un EP de seis canciones.

Ahora el trío regresa, en plena pandemia, con un evento online donde mostrarán seis temas inéditos con el fin de reunir un disco oficial de 12 canciones.

Aprovechamos la oportunidad para conversar con Leonardo Jaramillo sobre el impacto del funk en la modernidad y del proceso creativo del álbum.

Dale play a esta Recomendación Mega y vacíla esta funky-entrevista de La Mega… ¡donde sea!



LA MEGA: En 2019 dieron un abreboca de lo que sería Pasticho con un EP de seis temas, pero ahora la banda se oficializa con un disco de 12 canciones. Esta nueva producción discográfica, ¿era algo que tenían en mente desde antes de la cuarentena o surgió durante el confinamiento?

LEONARDO: La idea de hacer un disco completo venía desde el año pasado. Primero quisimos hacer un EP de seis temas, que montamos en Bandcamp, para luego convertirlo en un disco de 12 canciones que saldría en Spotify. No se lanzó antes porque todo se alargó; cada uno tenía obligaciones con sus proyectos, hasta que un día decidimos ejecutar la idea y grabamos el disco a principios de enero en el estudio de Orestes.

Es importante decir que este álbum tendrá los seis temas de ese primer EP pero regrabados. Cuando grabamos esas canciones fue bajo un concepto: tocar todo en un mismo día. Como luego se retrasó, decidimos regrabar con mejor calidad esos sencillos… mezclarlos con más calma y luego unirlo con otros seis temas nuevos.

En tu caso, vienes de Okills. Casualmente conversé hace unos días con Alberto sobre Dimensión Caribe y hablábamos sobre los límites creativos de las bandas. Él me comentaba que hay canciones que le gustaría tocar, pero que no tienen sentido sacarlas con Okills porque, de cierta forma, no van con la línea que está llevando el grupo. ¿Te unes a Pasticho por ese escape, o por darle una respuesta a ese sonido que no puedes materializar con ellos?

Sí, claro. Okills ofrece algo específico que a mi me encanta pero como dices hay ciertas cosas que no entran dentro del concepto de la banda. Entonces, como sé que hay ciertas cosas que no pueden entrar y que a mi me gustaría tocar, surge Pasticho.

El nacimiento de este proyecto viene porque El Mono [Daniel], Orestes y yo nos la pasábamos en unos jammings que hacían aquí en Ciudad de México. Teníamos un pana que casi siempre ponía su casa (a él le gustaban los jammings) y todos los fines había una fiesta de batería, guitarra y bajo.

Nos dimos cuenta que los tres improvisábamos por mucho tiempo y que a la gente le gustaba el resultado. Incluso nosotros mismos estábamos muy contentos con lo que sucedía. Era una descarga musical. Un jamming es literalmente una conversación musical donde cada quien va a aportando cosas y va sucediendo algo muy espontáneo. 

Ahí nos dimos cuenta que había algo que valía la pena explorar, y que una de las cosas por la que siempre nos encontrábamos era por el funk, porque tiene facilidad para jammiar, es muy groovy y a la gente le gusta: les ofrece ritmo, pueden bailarlo. Decidimos crear un proyecto en donde no pensáramos tanto las cosas, donde no haya tanta burocracia… que simplemente se haga por la música. 


Pasticho banda funk
De izquierda a derecha: Leonardo Jaramillo, Orestes Gómez y Daniel «El Mono» Briceño.

Eso quería comentarte. Cuando escuché el primer EP de Pasticho, inmediatamente sentí la conexión que tenían los tres. Como dices, era una conversación que fluía por instrumentos y eso me encantó. ¿Los próximos seis temas que escucharemos surgieron de la misma forma? ¿o hubo algo más planificado y menos improvisado?

Sí, es un poco extraño pero es la forma más democrática que se nos ocurre. Dijimos, tenemos seis temas, volvamos a hacer lo mismo. Cada quien llevó una idea base y con eso se improvisó.

Con los proyectos tipo Okills siempre se está componiendo algo para guardar material, aun así no haya un disco nuevo en la mira. Pero proyectos como Pasticho se hacen por encargos, es decir, se traen ideas y se arma algo luego. Lo que yo llevé fueron cosas que se me ocurrieron en un momento libre en donde doy clases de guitarra y empecé a hacer una cosa que me gustó, la grabé en el celular y dije: esto es. 

¿Tener dos proyectos en simultáneo les ha traído algún tipo de conflicto? 

Uno pensaría que sí, pero no he tenido ningún conflicto con ninguno. En el caso de Okills, ellos saben que es un proyecto de entretenimiento para nosotros. Algo meramente musical que nace de la idea de tocar y disfrutar.

Nuestra ventaja es que este proyecto es muy distinto a lo que hacemos, por ende el target es completamente distinto. Una persona que escucha Okills quizás no escuche Pasticho. Igual pasa con La Vida Boheme.



¿La esencia de Pasticho siempre será instrumental? ¿o en un futuro se imaginan haciendo algo como Tom Misch, con voces? 

No diría que estamos cerrados a meter voz. Si hay algo que nos gusta mucho de Pasticho es que es una banda totalmente independiente. Nosotros tres nos encargamos de todo: de las decisiones, del concepto, de la grabación, de la mezcla… eso nos da mucha libertad. Como somos un grupo impar, nunca empatan las opiniones. Eso, por supuesto, permite que las decisiones se tomen rápido.

Aunque no nos cerramos al hecho de tener una voz, probablemente nos gustaría  que eventualmente fuese alguno de nosotros el que lo hiciera. O de pronto tener featurings. Si creo que no sería una constante, sino más bien algo experimental.

Desde hace un tiempo el reggeaton viene conquistando el mercado. Artistas que nunca creíste escuchar en este género, se atreven a experimentar estos ritmos.

Es así.

Sin embargo siento que últimamente el funk ha tenido más espacio en la industria. ¿Lo crees así? ¿Sientes que el mundo necesita más funk?

Para mí el funk es un ritmo alternativo que la gente quiere bailar. Es necesario. Además, el funk lo puedes bailar como quieras. Capaz haces el ridículo pero el groove hace que lo disfrutes. Sí es un género que está subiendo un poco, fue particularmente duro en los 70, pero la canción “Uptown Funk” de Bruno Mars y el último disco de Daft Punk dejaron una fuerte impresión en la música moderna, y ese legado moderno del funk lo traemos de ellos. Es como un revival de la musica funk. A la gente le gusta y el mundo estaría mejor con más funk.

Finalmente, se podrá disfrutar a Pasticho en vivo este viernes

Sí, el concepto de este show es un concierto en vivo que se transmitirá a las 9 P.M. Este se va a dividir en dos partes: al principio se hará un Zoom con toda la gente interesada en interactuar con la banda y celebrar el lanzamiento de la canción. Luego, pasará a transmitirse el concierto a las 10 P.M. a través del canal de YouTube de la banda.

Los interesados pueden mandar un DM a la cuenta de Instagram de Pasticho (@pastichooficial). Quienes compraron la entrada, se les pasará como regalo el sencillo [Monós] una semana antes del lanzamiento.


Escucha el primer EP de Pasticho aquí:


También puedes leer: «Dimensión Caribe», el manual de Okills para superar el despecho

#EntrevistaMega