retrovyzor

#EntrevistaMega: Retrovyzor, un proyecto lleno de «jazz punk»

11/09/2019 | 08:07 pm

Por: Vanessa Vivas
@vanessayesteran

Retrovyzor es el proyecto musical que lidera el cantante, guitarrista y compositor venezolano Juan Manuel Fernández. Un proyecto que poco a poco ha ido mutando a lo que él llama Jazz Punk. Se inició en el 2013 y a partir de sus explosivas y concurridas presentaciones, su carrera tomó un vuelo significativo, que le ha permitido cruzar fronteras geográficas por Europa y el continente americano.

En agosto, visitó nuestro país con la llamada Gira Azul donde hizo varias presentaciones en la capital y se reencontró con sus seguidores venezolanos. Además, en esta gira que lo ha llevado a visitar más de diez ciudades a nivel mundial ha estado recaudando fondos a través de ventas de franelas para la fundación Alimenta La Solidaridad.

Actualmente, Juan Manuel es estudiante de los dos últimos semestres de Música Profesional en Berklee College Of Music en Boston. Además planea sacar dos temas para final del año y un nuevo EP de covers.

Aprovechamos la visita de Retrovyzor en nuestro país para que nos comentara sobre las presentaciones que ha hecho con La Gira Azul, y como sus estudios en Berklee han influído en la manera en la que ahora hace música.

Ponte cómodo y conoce más sobre este proyecto “jazz punk” a continuación:

¿Cuánto tiempo tenías sin visitar Venezuela?

Dos años, pero la última vez que vine ni toqué fue básicamente para ver a la familia. El último concierto que hice fue en el Unión Rock Show del 2016 donde gané “Mejor video del año”.

¿Qué es lo que más extrañabas del país?

Suena superficial pero el clima de Venezuela es algo tan único. He estado pasando mucho frío recientemente, jajaja. En donde estoy ahorita el clima llega a estar a -3 grados centígrados. También extrañé la comida y el calor de la gente.

Desde mayo has estado realizando “La Gira Azul” donde has visitado ya más de diez ciudades alrededor del mundo, ¿cómo ha sido esa experiencia?

En parte ha sido poner los pies sobre la tierra y ver cómo se mueven las distintas escenas. Cuando no he estado tocando, he visitado distintos sitios, metiéndome en open-mics y haciendo lo posible por tocar todas las noches. También he estado conociendo gente y creando contactos con músicos locales. Me encantó España, nunca había ido y vi muchas cosas de la cultura española que dije “Wao, de aquí venimos nosotros sin duda alguna”.

En latinoamérica fue muy refrescante ver ciudades con mucha vida como Buenos Aires. Me llevé sorpresas increíbles en Lima y Medellín porque vinieron muchas personas autóctonas que me venían siguiendo desde el 2015. Eso me dio mucha humildad porque me di cuenta que comencé en mi cuarto haciendo ruido con mi papá de fondo mandándome a callar y a estudiar para graduarme de administración. Ahora veo que esas canciones llegaron, que di conciertos a casa llena donde el público se sabía todo. Fue increíble y me di cuenta del alcance que puede tener la música.

¿En qué momento Retrovisor cambia de nombre y pasa a ser “Retrovyzor”? ¿Cuál fue la razón de ese cambio?

Cuando comenzamos con “Retrovisor” y las plataformas digitales nos dimos cuenta tarde que habían otros retrovisores en el mundo. Para eso momento Spotify no estaba tan desarrollado como ahorita y nos puso a todos en el mismo perfil. Entonces me puse el reto de ser el “Retrovisor” con más seguidores para ser los únicos y paralelo a eso cambié el nombre el nombre de Spotify y todas las redes a “SomosRetrovisor”. Era muy cómico presentarnos bajo ese nombre.

También pasaban cosas locas porque un “Retrovisor” en España entró a un festival y comenzaron a sacar revistas/reseñas sobre eso pero no los nombraban a ellos sino a nosotros. Era loquísimo estar leyendo ese tipo de cosas además que nos etiquetaban en fotos.

Cuando me fui a Boston y los demás agarraron sus caminos me di cuenta de que había que cambiar algo. Entonces hice un rebranding y cambié de logo para tener todo igualito, eso fue a mediados del 2018. Fue cómico porque estrené el nombre en mi primera gira en México y me presentaba como Retrovaisor porque pensé que “y+z: retrovaisor” pero la gente se me acercaba diciendo “qué onda wey, Retrovyzor, está muy chingón”. Y yo “Ok, se quedó así, jajaja”. ¡Aguante Retrovyzor!

¿Por qué ahora Retrovyzor se define como “jazz punk” y no un “merengue comegato”?

Jajaja, es que es otra propuesta. Antes con cierta ignorancia y juventud era más divertido tocar más rápido, tocar punk y sonar más duro. Ahorita siento que el rock de banda de cierta forma murió y está en proceso de ser enterrado. Yo soy punk de naturaleza, de intentar cosas nuevas e ir en contra de lo establecido. Me estoy influenciando mucho por el jazz, la música contemporánea y crear un contenido más complejo, más rico musicalmente hablando. Entonces combinando la teoría del jazz con lo que conozco del rock y del punk lo llamo “jazz punk” porque es un mezcla de sonidos pero siempre con un pie dentro del rock irreverente.

¿Cuándo comenzaste a experimentar con el beat box? ¿De donde surgió la idea?

Fue por accidente, soy una persona muy inquieta y mis padres lo odian porque siempre estoy haciendo algo, jajaja. Ahora en la universidad que he aprendido a transcribir cosas con el oído me entretengo mucho con las canciones. Las escucho, busco la tonalidad central y la melodía. Comencé a hacer eso también con la batería y un día en un centro comercial me comenzaron a salir los sonidos. Empecé a practicar con un metrónomo y este año lo añadí como parte de las presentaciones.

En España tocaba con banda pero llegué a un punto en que me di cuenta que el resto de la gira lo podía hacer solo. Ha sido un proceso de emancipación e independencia y ahora me presento en los shows y hago lo que quiero. Oigo una canción en la radio, pongo atención, intento descifrarla y si veo que la gente está en esa onda la suelto en el concierto.

¿Qué estás estudiando en Berklee?

Comencé con la intención de estudiar Music Bussines, pero cuando me di cuenta de que tocar no sería parte central del currículo entonces no. Me cambié a Arreglos Contemporáneos que es hacer arreglos para banda y escribir la parte de la batería, conceptualizar lo que haría el bajo y aprender a escribir para trompetas, metales, cuerdas, vientos. Pero comencé a tener experiencias que me daban ansiedad porque cuando hacía los arreglos me imaginaba ejecutándolos. En esa carrera tienes que escribirlo todo, entregárselo a los músicos y ver cómo ellos o lo tocan perfecto o asesinan la canción frente a tus ojos. A mi eso me causaba demasiada ansiedad.

Me cambié a una carrera más libre llamada “Música Profesional” donde tienes ciertos números de créditos que tienes que completar. Básicamente me siento mucho más libre porque agarro las clases que me interesan. Mi vida es la música y estoy buscando como enriquecerla.

¿Cómo sientes que los conocimientos que has adquirido en Berklee han influído en tu música?

No lo podría hacer si no me hubiese metido en las materias de arreglos ni teoría musical. Ahorita me siento en la capacidad de no pensar en la notas sino en el resultado final. Me imagino como quiero que suene y luego voy a un proceso de estructurarlo todo batería, bajo, voz y simplemente lo suelto. Ahora cada vez que me presento es dejarlo fluir como si estuviese hablando.

Cómo fue reencontrarte con Santiago y Antonio (ex integrantes de Retrovisor) luego de tanto tiempo cuando ambos (Anakena y Retrovyzor) compartieron tarima en el Ciclo y Aparte de Madrid

¡Fue increíble! Nos encontramos primero en Valencia porque los invité a un club donde iba a tocar. No me aguanté, literal salí corriendo, estaba Mara ahí también y le caí encima. Es increíble porque todos crecimos en el mismo sótano, ansiabamos que llegara el fin de semana para vivir metidos en el sótano de Santiago. Me llena de orgullo ver todo lo que han logrado aquí en Caracas y a la vez lo veo como un triunfo de la casa. Sé que en lo que me vaya bien a mí les irá bien a ellos y viceversa. Fue un rencuentro de hermanos.

Cuéntanos el proceso de composición de “Azul”, ¿cuál fue la mayor inspiración para la creación de este tema?

En la universidad estoy en muchas clases de composición y tengo que escribir una o dos canciones a la semana. Me sentía nostálgico caminando por Boston y ese día como cosa rara había un cielo azul. Entonces surgió la frase “estamos bajo el mismo cielo azul”. Así sea tonto es algo que me une con mi gente y mis panas. Es algo que ves en Caracas todos los días pero lo tomas por dado hasta que te vas y lo extrañas. El tema lo comencé a escribir con la intención de hacer una canción “pop-punk” y salió este tema que me encanta. Fue una sorpresa muy agradable ver que los demás conectaron con el tema y que estuvieron dispuestos a grabarlo con la estética del Retrovisor de antes.

Me acuerdo que cuando la canción estuvo lista y se la pasé a mis panas me enviaron notas de voz llorando. Me quedé como que “noo, dime que está cool no que te deprimí el día”. Cuando terminé el video con todos los recuerdos de los cinco años de Retro y nosotros grabando la canción y lo vi exportado también me puse a llorar. Ahí me di cuenta que me gustaba mucho la canción.

¿Es por esto que “Azul” le da el nombre a la gira?

Sí, la gira se llama así por la canción. Porque lo que une a todas esas ciudades es el cielo azul además aproveché para vender franelas y así darle mi granito de arena al país. Soy venezolano y necesito hacer algo que contribuya a que mi país mejore. Cada franela vendida es un mes de almuerzo para un niño y si puedo hacer ruido con música contribuyendo a la felicidad de alguien más… listo, ahí está.

¿Vas a sacar algún tema o disco antes de que se termine el año?

Sí, me quedan dos temas que sacar antes del año. El primero se llama “El Blues de la Iguana” donde cuento la experiencia que tuve con mis padres cuando les conté que quería ser músico y todo lo que representa eso. Me encargué de la grabación de todos los instrumentos y en el video se verá todo ese proceso.

Tengo otra canción en inglés que se llama “Still Got A Way To Go”. La canción nació como un experimento en cuanto armonía pero tiene un ritmo pop bien sencillo. La toqué en Valencia y me escuchó un señor que tiene un estudio de los más grande de esa ciudad. Me dio un precio regalado para un estudio gigante así que le escribí a mis panas y nos fuimos al lugar con una cámara. El video es prácticamente una sola toma de un brother caminando en el estudio mientras nosotros tocamos, ya en la quinta toma la canción estaba lista.

También estoy haciendo un EP de covers con un amigo que se llama Free Colectores. Estamos agarrando canciones como “La Ciudad de la Furia”, “Seven Nation Army”, “Come As You Are” y yo estoy empeñado en hacer una versión R&B de “Escape” de Corina Smith.

Ahora unas preguntas rápidas… ¿Cuál fue el primer sitio al que fuiste que consideres “icónico” cuando llegaste al país o al que más has disfrutado/extrañado ir?

¿Además de mi cuarto? jajaja. El Centro Cultural BOD, fui al concierto de Andrés Mata y fue increíble visitar el lugar donde había tocado con Vargas en el 2016.

¿Qué hay en el playlist de Retrovyzor?

Estoy muy minimalista ahorita. Me encanta una banda que debió haber seguido por muchos más años llamada The Whitest Boy Alive. Me parece muy potente su propuesta porque no tocan muchas notas ni muchos instrumentos pero son las notas correctas y eso vale más. También mucho Soda Stereo.

¿Qué querías ser de grande cuando eras niño?

Pasé por muchas etapas. Creo que la más grande era biólogo marino, luego me metí la mentira de que quería ser administrador y luego músico.

¿Cuál es el concierto que más te ha marcado la vida?

El más reciente fue Dead & Company, que tiene ex-miembros de Grateful Dead, una banda muy influyente en todo el movimiento psicodélico de los 70. Esa banda siempre ha tenido una onda mucho de jammear y extender sus canciones. Sus conciertos no son canción-silencio sino un gran hilo. Luego de la muerte de su líder, Jerry García, agarraron distintos cantantes como frontman y ahorita tienen a John Mayer.

El concierto lo vi con mi hermano en Boston y además es la banda favorita de mi papá, sentí que estaba ahí con nosotros y fue muy emotivo. Además vi un concierto de rock donde la gente estaba bailando, pasando un buen rato y había hermandad. Eso me impactó mucho, Gorillaz también me encantó.

¿Cuál fue la última película que fuiste a ver al cine?

El Rey León pero no me gustó.

Qué es lo más loco que te ha pasado en la gira hasta ahora

Medellín fue una locura. Fue improvisado, me pagaron los viáticos y me fui hasta allá. Comenzó a llegar gente al local porque estaban tocando otras bandas pero resulta que me venían a ver a mi y fue increíble porque se sabían todo. Toqué una hora por respeto a la banda que venía después pero luego que ellos se bajaron me pidieron tocar más canciones. Estuvimos hasta tarde, luego de que el bar cerrara, cantando acapela todas las canciones que me habían faltado del set. 

¿Cuál comida venezolana es la que más extrañabas?

El pabellón y la arepa reina pepeada.

Si fueras un superheroe, ¿qué superpoder tendrías?

Me encantaría volar.

¿Cómo describirías la música de Retrovyzor en un tweet?

“Si Miles Davis tocase guitarra, cantase, fuera latino y fan de Soda Stereo”.

Si tuvieras que elegir un programa de La Mega, ¿cuál elegirías?

Parte de mí dice Rock en Ñ pero parte de mí se moría de risa con Calma Pueblo.

¿Qué le dirías a la gente que todavía no ha escuchado tu música y te lee a través de lamegaestacion.com?

No vas a escuchar canciones de amor ni vas a oír fórmulas. Vas a oír puros experimentos e intentos de alguien que se pasa mínimo cuatro horas al día ensayando todos los días y buscando tanto caminos como formas nuevas de hacer música. Siempre vas a escuchar lo mejor que pueda producir en ese momento.

¿Qué consejo le darías a todas esas personas que quieren comenzar un nuevo proyecto musical pero todavía no toman el riesgo?

No te comas el cuento de que necesitas dinero o gastar en videos musicales gigantes. Vuélvete bueno con tu instrumento. Mientras más estudies mejor porque sabrás más acordes y ponerle más color a tus canciones. Comienza sacando covers y moviéndolos por redes sociales. Puedes hacer mucho invirtiendo muy poquito en redes y escogiendo bien tu demografía. No te lances un disco todavía, lanza sencillos y el disco vendrá. Aprende de grabación para que tú puedas hacer tus propias cosas, en tu cuarto vas a poder ahorrar mucho dinero y estar creando contenido constantemente.

#EntrevistaMega… ¡donde sea!