Atypical, un llamado a que todos somos diferentes

15/10/2018 | 04:57 pm

Por: Génesis Salazar
@GeneG105

Un año después desde el estreno de Atypical, Netflix vuelve al ruedo con la segunda temporada y nos trae de vuelta la historia de Sam Gardner, un chico que fue diagnosticado con un trastorno del espectro autista.
 
Compuesta por 10 capítulos, esta segunda parte de Atypical da continuidad a lo que vimos en su primera entrega. Tal y como lo imaginamos, esta inicia con la ruptura amorosa de sus padres luego de que Doug (el papá), fuera víctima del engaño de Elsa (la mamá).
 

 
Tal y como vimos en la primera temporada, en estos nuevos episodios se muestra a Casey (Brigette Lundy-Paine) cambiar de instituto y abandonar de alguna u otra forma su vida tradicional, la verdadera amistad de Zahid con Sam y, evidentemente, su noviazgo/amigos con beneficios con Paige.
 
Puede que al principio comience floja, sin embargo, con el pasar de los capítulos logrará engancharte. Lo interesante de esta nueva entrega puede ser que Sam Gardner (Keir Gilchrist) no es el único protagonista, puesto que vemos el desarrollo de cada personaje. Desde Elsa y Doug, hasta Casey y Evan, o Julia y su embarazo.
 
Con esta nueva temporada, el mensaje es claro, sensibilizar al espectador sobre esta enfermedad y, de alguna manera, hacer ver que todos somos diferentes y disfuncionales, y hasta tal punto, nunca sabemos cómo manejar las emociones.
 

 
Aunque no cautivó a la mayoría, ni se convirtió en una sensación de Netflix, Atypical es una serie que vale la pena ver y recomendar. De alguna forma, es una producción que te hará cuestionar y reflexionar sobres tus actitudes respecto a las otras personas.
 
Pd: Todo parece indicar que el noviazgo de Evan y Casey no está tan estable como pensamos…
 
#ReseñaMega… ¡donde sea!