Leyendas y espantos venezolanos

27/10/2015 | 06:01 pm

Por: Willmar Tarazona

A pesar de que Halloween es una celebración de origen celta y que está mucho más arraigada en países como Estados Unidos, Canadá, Irlanda y Reino Unido, en nuestro país también tenemos nuestras maneras de celebrar esta terrorífica fecha.

En nuestra cultura existe un bagaje de figuras asociadas a los miedos que son propios de nuestros habitantes. Fantasmas, espantos y leyendas que aterrorizan a jóvenes y adultos, son el reflejo de nuestras tradiciones.

Si son reales o no, ya eso es harina de otro costal. Sin embargo, podemos afirmar que “de que vuelan, vuelan”. A continuación, te dejamos con los espantos más conocidos de Venezuela.

El Silbón

Es el fantasma de un joven que asesinó a su padre, luego de que este último acusara a la mujer de su hijo como una “mujerzuela” y la asesinara. Finalmente, el joven fue castigado, maldecido por su abuelo con latigazos, mordido por perros y condenado a penar con un saco que contiene los restos de su progenitor.

Quienes lo han visto aseguran que se trata de un hombre altísimo, con un saco a cuestas y que ataca a los hombres mujeriegos y fiesteros. Cuando está al acecho emite un silbido característico cuya intensidad aumenta cuando está lejos y disminuye cuando está cerca.

La Llorona

Las versiones de la leyenda varían mucho, pero la más aceptada versa sobre una mujer española que vivió en tiempos coloniales y tuvo amoríos con un indígena, dejando como fruto de ese romance a varios niños. Los hermanos de la mujer, al enterarse de aquella relación prohibida para aquel entonces, mataron a todos sus sobrinos. Desde ese momento, la joven vaga por los llanos venezolanos llorando a sus hijos.

Tiene piel blanca, una larga cabellera negra y una bata blanca. Asusta a cualquiera que se atraviese por delante, tanto a niños como a adultos, especialmente a madres irresponsables.

La Sayona

Es quizás el espanto más famoso de los llanos venezolanos, aunque en ambientes citadinos se ha escuchado de sus apariciones. La historia se origina en el hogar de una ama de casa llamada Casilda, que mató a su madre y a su marido por la sospecha que tenía sobre un romance entre ambos. Su mamá, en medio de la agonía, la maldijo para siempre.

La Sayona es una mujer de cabello negro que viste de blanco y tiene un aspecto bastante elegante y atractivo. Se le aparece a los hombres infieles y mujeriegos que siempre andan en busca de una aventura. El fantasma los atrae con su encanto y después los mata del susto cuando revela su aspecto demoníaco y sus filosos dientes en forma de hacha.

 

La Loca Luz Caraballo

Fue una mujer que vivió en la región andina de la época independentista de Venezuela y se le conoce muy bien porque Andrés Eloy Blanco la inmortalizó en la literatura nacional. Era considerada por sus vecinos como una señora enloquecida tras la falta de sus hijos que se fueron a los campos de batalla. Un día se perdió y jamás fue econtrada ni viva ni muerta.

Los cuentos de camino aseguran que Luz Caraballo se encuentra buscando a sus hijos y asustando a todos los que se atrevan a pasar por los caminos de Chachopo a Apartaderos.

 

El Ánima Sola

La historia detrás de esta leyenda es bastante confusa. Los que sí sabemos es que se encarga de castigar el olvido de aquellas personas que acostumbran a pedir favores a los muertos a cambio de prenderles una vela en un altar, es decir, aquella persona que reciba el favor y no prende la vela, seguramente será visitada por este espíritu.

El Doctor Knoche

El Dr. Gottfried Knoche fue un cirujano alemán que vino a vivir a Venezuela en los años 1800 y se instaló en Galipán, en una hacienda que se llamaba “Buena Vista”. Se ganó la fama porque se encargaba de la conservación y momificación de cuerpos de extranjeros que no eran cristianos, ya que no podían ser enterrados según las leyes de esa época.

Aunque hoy en día quedan apenas ruinas de esa casa y no hay rastros de esas momias, muchos habitantes de Galipán dicen que han sido testigos de las apariciones del galeno y de las momias.

 

La Mujer con Cachos de La Pastora

La leyenda cuenta que una joven, hija de una madre muy religiosa, le vendió su alma al diablo para conseguir el poder de castigar a su novio que le fue infiel con una amiga.

Muchos vecinos de La Pastora aseguran haberla visto trepando por las casas y por la iglesia, emitiendo sonidos de hiena o jabalí. Es más, muchos aseguran que en la noche han encontrado las ventanas abiertas de sus casas y la han visto cara a cara.

El Enano de la Catedral

Desde tiempos coloniales, el Enano de la Catedral aparece después de la medianoche, al lado de la Plaza Bolívar de Caracas, para matar de un infarto a quien se atreva a pasear por esas calles.

Tiene un aspecto bastante amable y divertido, es más, es capaz de mantener una charla amena con la víctima, pero en lo que se descuida, el pequeño se transforma en el demonio que realmente es.

Recuerda estar pendiente de nuestros programas al aire, porque toda esta semana tenemos preparado unos especiales de miedo para ti. Además, podrás contarnos qué estás haciendo o harás en esta fecha usando el hashtag #MegaHalloween en nuestras redes sociales.

#EspecialMega… ¡donde sea!